Hablamos con el presidente de ANERR sobre la situación del sector de la rehabilitación y la reforma

El presidente de ANERR, Fernando Prieto.

Foto: ANERR

A principios de 2012 se creó la Asociación Nacional de Empresas de Rehabilitación y Reforma (ANERR), nacida tras un proceso de reflexión entre las empresas del sector y la administración, en el que quedó patente la necesidad de crear una representación para estas compañías.

En tan solo un año de existencia, se muestran muy satisfechos con su expansión, ya que pese a lo exigente de sus criterios de adhesión en cuanto a los parámetros de calidad y profesionalidad, han crecido desde el primer día y ya cuentan con cerca de 100 socios, colaboradores y patrocinadores. Todos ellos, empresas o profesionales serios y solventes. Hemos hablado con su presidente, Fernando Prieto, quien nos ha desvelado las líneas de trabajo que desarrollan en la Asociación, en un momento en que la rehabilitación se presenta como una oportunidad clave para la dinamización del sector.

Comenzaron sus actividades en enero de 2012. ¿Cuáles son los objetivos que se han propuesto a corto y medio plazo?

El principal objetivo es representar a las empresas que hacen las cosas bien en el sector, que tienen afán de superarse y crecer con profesionalidad y calidad cumpliendo siempre los requisitos legales exigibles y unos criterios de competencia adecuados.

A grandes rasgos las tres principales líneas de actuación serían:

  • Trasladar a la administración las necesidades del colectivo y ser interlocutores en lo relacionado a las empresas que representamos.
  • Luchar contra el intrusismo profesional diferenciando a las empresas asociadas a ANERR como empresas solventes y de total garantía y confianza mediante nuestro propio sello de calidad.
  • Ofrecer interesantes servicios y convenios que ayuden a nuestros asociados en el día a día ofreciéndoles ahorros y ventajas diversas.

¿Qué servicios o prestaciones ofrecen a sus asociados?

Son muchos los servicios que ofrecemos a nuestros asociados. Los principales son la asesoría técnica y jurídica, la gestión de ayudas y subvenciones, la implementación de convenios de colaboración institucional, y la formación técnica y empresarial, entre otras.

Además, hemos puesto ya en marcha un servicio de captación de demandas de servicios y proyectos, que sin duda generará actividad para nuestros asociados.

Imaginamos que una de sus líneas de actuación estará relacionada con trasladar a las administraciones las necesidades del sector. ¿Qué proponen desde ANERR?

Es necesario dar un impulso decisivo a la rehabilitación de viviendas en los próximos años, ya que una parte importante de las mismas (en torno a un 50% según datos del Ministerio de Fomento) carecen de aislamiento, y esto no nos lo podemos permitir. Hay que parar el despilfarro de energía, y cumplir con las directivas europeas marcadas en el plan 20/20

Entre otras medidas proponemos:

– Aplicar el tipo reducido de IVA para todas las actuaciones de reforma y rehabilitación, independientemente de los porcentajes de materiales y mano de obra.

– Impulsar ayudas, desgravaciones y subvenciones, dentro de planes integrales de rehabilitación y reforma energéticamente eficientes en edificios y viviendas.

– Incentivar la formación y profesionalización del sector.

El problema del intrusismo

El presidente de ANERR en una jornada celebrada recientemente

Foto: ANERR

Al igual que en otras profesiones, en el mundo de la reforma están surgiendo en los últimos tiempos problemas de intrusismo. ¿Cómo se enfrentan a esta situación y qué medidas proponen al respecto?

El intrusismo en nuestro sector es otro problema que nos afecta desde siempre. La facilidad con que hasta ahora era posible ejercer la actividad constructora ha provocado la existencia en este sector de una alta tasa de actividad ilegal. Es necesario combatirlo, y estaremos siempre junto a la Administración en la lucha contra esta lacra perteneciente a la economía sumergida.

Desde siempre, la actividad de reforma y rehabilitación ha sido desarrollada por pequeñas empresas y autónomos, e incluso por personas que realizan su trabajo sin estar sometidos a regulación ni control alguno. La coyuntura económica ha producido también una avalancha de trabajadores, cuya actividad estaba centrada en aspectos concretos de la obra nueva, hacia la reforma de viviendas. En muchos casos actuando como “falsos empresarios” dentro de la economía sumergida.

En este sentido creemos que la inspección de trabajo en las obras debe de extenderse hasta los niveles en los que esta actividad ilegal se produce, como en domicilios particulares y locales.

El empleo de personal sin cualificar ni asegurar supone un grave riesgo y desde ANERR queremos concienciar, tanto a empresas como a particulares o comunidades de propietarios, de las responsabilidades a que el promotor de una obra está sometido

¿Hasta qué punto es importante la profesionalización de los trabajadores del sector de la obra y la reforma?

Uno de nuestros activos más valiosos es el potencial humano. Sabemos hacer las obras bien, pero el volumen de trabajo desarrollado en los años de bonanza ha dado entrada en el sector a personal insuficientemente formado. Es preciso seleccionar y formar al personal de manera continua.

En rehabilitación la profesionalización es, si cabe, más necesaria que en el resto de actividades constructivas. La mejora en el control de calidad, en la conciencia del “trabajo bien hecho” y en general, de tener como primer objetivo la satisfacción de nuestros clientes serán valores a potenciar en el personal de nuestras empresas

Si en obra nueva es importante la elección de una constructora adecuada, en rehabilitación es crucial. Cada obra de rehabilitación es un producto único, y en el desarrollo de la obra es necesaria la continua supervisión técnica de los trabajos.

La futura ley de rehabilitación

¿Qué esperan de la nueva ley de rehabilitación, renovación y regeneración urbana que ya ha anunciado el Gobierno y que se aprobará en los próximos meses?

Esperamos que la nueva Ley sea presentada antes de final de este año y que mejore el marco normativo y permita el desarrollo de la rehabilitación de viviendas y espacios urbanos, condicionadas actualmente por normativas diversas.

Por lo anunciado por un alto cargo de Fomento en una reciente jornada técnica organizada por ANERR, es prioritario para el actual Gobierno impulsar la actividad constructora en nuestro sector, con la gran ocupación de trabajadores que supone.

La creación de un entorno que permitiera rehabilitar entre 250.000 y 400.000 viviendas anuales generaría entre 180.000 y 290.000 empleos directos en la construcción y un volumen de actividad económica de entre 9.000 y 14.400 millones de euros al año

¿Cómo definiría, a grandes rasgos, la situación del sector en el momento actual?

En este momento gran parte de las empresas de nuestro sector están pasando un momento muy delicado, debido a la disminución de la actividad económica, la dificultad de acceso al crédito y, en general, las malas perspectivas actuales para empresas y particulares.

Las empresas que mantienen su actividad lo hacen a costa de sacrificios en todos sus niveles, que permiten ajustar al máximo los costes. Este ajuste es imprescindible si queremos trabajar en el duro entorno actual. Creo que se está produciendo  un incremento de productividad en general que, sin duda, tendrá positivas consecuencias para el futuro

La eficiencia energética, las energías renovables… son muchas las opciones de futuro que se abren en el mundo de la rehabilitación. ¿Hacia dónde se dirige el sector de la reforma en nuestro país?

Sin duda la implementación en pocos meses de la obligatoria Certificación de Eficiencia Energética de Edificios Existentes supondrá un antes y un después a la rehabilitación energéticamente eficiente de edificios.

Es necesario aprovechar las obras de mejora estética y funcional de viviendas y edificios que se vayan a realizar en los próximos años, para mejorar aislamientos e instalaciones

El continúo aumento de los costes de la energía y el daño que hacen a las cuentas del país hacen de la rehabilitación eficiente una necesidad nacional.

Logotipo de ANERR

Foto: ANERR

¿Cómo debemos mirar hacia el futuro?

Las crisis han de ser oportunidades de mejora que hemos de aprovechar. Una crisis profunda como la que sufrimos ha de tener como consecuencias cambios radicales. Las empresas que quieran sobrevivir han de mejorar en todos los aspectos: formación, calidad y competitividad han de ser nuestras señas de identidad.

Se espera que  el deseado crecimiento de la industria de la construcción en los próximos años se concentre en las actividades de la reforma y la rehabilitación, con la necesaria renovación del parque de viviendas existente. Asimismo, la esperada reactivación exigirá la apertura o puesta al día de oficinas y negocios.

Basta asomarse a Europa para ver que nuestro sector tiene un gran futuro. Actualmente el porcentaje de rehabilitación frente al volumen total del sector está en torno al 40%, mientras que en los países más avanzados de Europa se alcanza casi el 60%

¿Qué medidas propondrían desde ANERR para ayudar a incentivar la actividad en el sector?

La búsqueda de nuevos sistemas de financiación basados en los ahorros energéticos futuros, los planes integrales de rehabilitación por barrios, la lucha contra el intrusismo y la economía sumergida, las ayudas a la rehabilitación, los planes “renove” con financiación pública o privada y las desgravaciones y disminución del IVA en las obras de reforma.

En ANERR queremos hacer una apuesta por la calidad, la profesionalización y cualificación de los intervinientes, por la seguridad en el trabajo y, en suma, hacer de nuestro sector una industria que esté a la altura de los tiempos, y conseguir a través de la satisfacción de nuestros clientes un merecido prestigio en la sociedad

Tags: , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *