¿Conoces las ventajas de la instalación de suelo radiante?

Suelo Radiante Uponor

Foto: Uponor

¿Sabes cómo funciona este sistema de climatización invisible? Utiliza como elemento emisor del calor el propio suelo de  la vivienda, a través de circuitos de tuberías que quedan embebidos en una capa de mortero de cemento sobre la que se coloca el pavimento final. 

Además de ser invisible, el sistema es eficiente, ya que permite alcanzar ahorros de energía y de emisiones de CO2 de hasta un 90% en combinación con fuentes de energía renovables.

En este sentido, un estudio realizado por la empresa Simulaciones y Proyectos y avalado por la Escuela Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid, donde se comparan los consumos energéticos de un sistema de climatización convencional frente al suelo radiante en un edificio de 4 plantas, concluyó que el ahorro de  energía en el caso del sistema por suelo radiante es del 23%.

¿Cómo funciona el suelo radiante?

Los sistemas de suelo radiante en el modo de funcionamiento de calefacción impulsan agua a 40 grados desde la caldera de condensación hasta los colectores y desde ahí se distribuye a cada uno de los circuitos.

De este modo, el calor del agua se transmite al suelo y desde aquí al ambiente, mientras que el agua fría vuelve a enviarse a la caldera. El resultado es una temperatura de confort de 21-22 grados en la estancia.

Una de las ventajas del suelo radiante es el confort que proporciona debido a la ausencia de focos demasiado calientes o demasiado fríos. Además, no se generan corrientes de aire y por tanto son totalmente silenciosos.

El ahorro es otra cuestión a tener en cuenta, puesto que en comparación con un sistema tradicional, se lograrían menos gastos de energía, valorados en 300 euros anuales.

Asimismo, el usuario puede controlar la temperatura de cada estancia, independientemente y programar las horas de funcionamiento. Y más ventajas: el sistema proporciona aislamiento térmico y acústico a la vivienda.

El suelo radiante no genera corrientes de aire, reduce la circulación del polvo y ácaros; y al no existir focos de  calor se reduce el riesgo de sufrir quemaduras o golpes con los emisores de calor tradicionales.

¿Necesitas más motivos? Se aumenta el espacio útil de las viviendas entre un 3 y un 5% al no ser necesarios los emisores de calor de la pared, se eliminan los obstáculos, hay mayor libertad para la decoración y es compatible con la instalación de cualquier tipo de pavimento (madera, cerámica, piedra…).

Y si lo que te preocupa es su mantenimiento, la posibilidad de que presenten averías es mucho menor en comparación con otros sistemas.

En La Plataforma de la Construcción organizamos periódicamente cursos de formación de sistemas de suelo radiante para los profesionales de la construcción, la obra y la reforma; te podemos asesorar sobre su instalación y además encontrarás todo lo necesario para llevarla a cabo. No lo dudes, acércate a visitarnos para ver lo que podemos ofrecerte.

Tags: , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *