La presidenta de la Plataforma Tecnológica de la Eficiencia Energética nos da su visión de la actualidad del sector construcción

Rocío Fernández Artime, presidenta de la Plataforma Tecnológica Española de Eficiencia EnergéticRocío Fernández Artime es la presidenta de la Plataforma Tecnológica Española de Eficiencia Energética (PTE-EE), una iniciativa del Ministerio de Economía y Competitividad de colaboración público-privada. Hablamos con ella sobre la actualidad de la construcción, la obra y la reforma y de cómo la eficiencia energética está suponiendo una oportunidad para dinamizar el sector.

Aunque se habla mucho de este concepto sobre todo en los últimos tiempos, no todo el mundo tiene claro qué es la eficiencia energética. ¿Cómo podría definirla?

Fundamentalmente, podría definirse como hacer las mismas cosas con un consumo energético menor o hacer más cosas con el mismo consumo.

¿Cuáles son los objetivos por los que trabaja la PTE-EE? ¿De qué manera la tecnología contribuye a la eficiencia energética?

La Plataforma Tecnológica Española de Eficiencia Energética (PTE-EE) tiene como finalidad la innovación en tecnología de eficiencia energética, generando nuevas soluciones a través del impulso a la investigación y desarrollo de nuevas técnicas, productos y servicios que gracias a su eficiencia energética contribuyan a la reducción y racionalización de la demanda energética. La tecnología y la innovación son clave en este proceso.

El trabajo conjunto de empresas privadas, centros tecnológicos y universidades en entornos de colaboración como nuestra plataforma son la manera inteligente y eficiente de generar soluciones eficaces, colaborativas y globales para el mercado

Uno de los propósitos fijados por la Unión Europea en la Estrategia 2020 es aumentar en un 20% los niveles de eficiencia energética en el parque inmobiliario español.  ¿Cuáles son las fórmulas por las que apuesta la Plataforma para conseguirlo?

El concepto exacto de la Estrategia 2020 es “reducir un 20% el consumo de energía primaria”, adicionalmente a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) (20%) y consecución de un 20% de energías renovables. El tercer objetivo está superado. Los otros dos, más incipientes y en cierto modo relacionados, son bastante más complejos. Llevan asociada la concienciación e inversión. En la PTE-EE aunamos todos los agentes implicados; construimos redes de trabajo de las temáticas de aplicación; divulgamos novedades, colaboramos (en la medida de lo posible) en el desarrollo del marco normativo, etc.

¿Ha comenzado el sector a caminar para alcanzar la citada meta?

Efectivamente, el sector se encuentra en la senda, pero de un largo camino, el cual deberá estar apoyado por unas políticas e instrumentos regulatorios (normativos) adecuados que faciliten la creación de las grandes oportunidades de negocio esperadas por las empresas

¿Están realmente concienciados todos los agentes?

Todavía falta mucha labor de divulgación y concienciación, pero también es cierto que una parte importante del sector se encuentra alineada con los principios de lo que supone la eficiencia energética en un segmento clave para la consecución de los objetivos marcados, ya que los edificios representan el 40% del consumo de energía final de la UE

El Certificado de Eficiencia Energética

Hace ya más de seis meses que entró en vigor la obligatoriedad de que las viviendas que vayan a venderse o alquilarse cuenten con un Certificado de Eficiencia Energética. ¿En qué beneficia a los hogares y propietarios?

Ante todo, sienta una base común de referencia del comportamiento energético de una vivienda, a partir de la cual los potenciales propietarios o inquilinos podrán realizar sus comparativas de eficiencia energética entre las diferentes alternativas que valoren.

Seguramente sea algo a lo que, de inicio, se le dé una importancia menor, pero será cuestión de tiempo el que, a esta información, se le otorgue su verdadero valor y pase a ser un requisito principal a tener en cuenta a la hora de la compra o alquiler de una vivienda, de forma que sea un instrumento que ayude a crear una cultura de la eficiencia energética en el sector de la edificación

¿Y en qué beneficia al sector?

Pues debería ser uno de los aspectos que permitiese la dinamización del mismo. Este es un sector al cual  la actual coyuntura de crisis ha golpeado de manera importantísima.

Deberíamos saber/poder aprovechar las oportunidades que se abren con las recomendaciones de mejora que acompañan a cada certificado energético de viviendas, a través de aquellos propietarios interesados en aumentar el atractivo de su vivienda mediante una mejora de su calificación energética

La promoción de la rehabilitación energética debe ser uno de los objetivos principales del certificado energético de viviendas.

Bien es cierto que en paralelo se ha desatado una auténtica “guerra de precios” por la elaboración/emisión de los mismos, que debe de “encauzarse”

¿Cómo está, a su juicio, funcionando esta medida?

Seguramente, todavía es pronto para esperar los objetivos inicialmente marcados, ya que aún quedan muchos aspectos por mejorar, como pueden ser los propios mecanismos de control que garanticen la veracidad de los certificados energéticos, el conocimiento por parte de vendedores o arrendadores de su obligatoriedad, etc.

La importancia de la rehabilitación energética

Una de las conclusiones del informe GTR 2014 ‘Estrategia para la Rehabilitación: Claves para transformar el sector de la edificación en Españaes que en solo en 10 años se puede amortizar el ahorro de entre un 35 y un 50% de la energía en el conjunto de edificios no residenciales. ¿Están de acuerdo con esta afirmación?

A priori sí, a nivel “macro”. Dependiendo del punto de partida, en cada caso particular se cumplirá o alejará relativamente de este valor en función de: la tipología concreta de edificio, distribución de demandas energéticas, antigüedad, ubicación, aspectos constructivos, intensidad de uso del edificio, etc… Estas estimaciones podrían variar, pudiendo ser en algunos casos, superiores.

Además, los autores de este estudio afirman que la rehabilitación de 10 millones de viviendas hasta 2050 puede crear más de 150.000 empleos. ¿Creen que la rehabilitación energética de viviendas es el camino a seguir por el sector de la construcción en España para salir de la crisis?

Sin duda será el factor fundamental que permita al sector volver al camino de la recuperación de buena parte de su actividad, pero para ello, con seguridad, será necesaria la concienciación, la voluntad, la formación adicional,  y la implicación de otros agentes de nuestra economía, que desarrollen los instrumentos normativos y las fuentes de financiación necesarias

¿Cómo valoran las últimas medidas propuestas por el Gobierno para impulsar la construcción y rehabilitación de viviendas con criterios de eficiencia energética como el Programa Pareer o la reforma del CTE que exige mayores niveles de eficiencia energética?

Positivamente, aunque, por ejemplo, la reforma del CTE llega con más de dos años de retraso, quedando pendiente para una nueva revisión, lo que se va a entender por edificio de consumo de energía casi nulo. Debemos avanzar en transponer en plazo y que se recoja plenamente el espíritu de las directivas europeas.

Pero lo cierto es que aunque la eficiencia energética beneficia; en un primer momento supone un coste, difícil de afrontar si se tiene en cuenta las dificultades que atraviesan las economías familiares en la actualidad. ¿Son suficientes las ayudas a particulares?

Es otro punto en el que se debe avanzar, tanto en la disponibilidad de financiación por los propios particulares (que quizás no sea muy elevada), como en la comprensión e interiorización por parte de las entidades financieras, propiamente dichas. Éstas deben conocer y valorar adecuadamente el potencial de los proyectos de mejora de la eficiencia energética de un edificio.

¿Qué les diría a los profesionales de la construcción, la obra y la reforma que no apuestan por la realización de sus trabajos profesionales con criterios de eficiencia energética?

Pues que se trata de un criterio básico que debería estar ya incorporado al desarrollo de su actividad cotidiana, ya que la normativa evolucionará cada vez hacia criterios más restrictivos al respecto y los clientes finales manejarán cada vez más información exigiendo de antemano la aplicación de dichos criterios, por lo que quien no se suba a este carro, se quedará fuera del mercado. O dicho de otra forma, no realizar dicha apuesta, sería “remar a contracorriente”

¿Cuáles son los beneficios a corto, medio y largo plazo?

La reducción de la factura energética, la reducción de la dependencia energética exterior, la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y la posibilidad de revitalizar un sector importante de nuestra economía mediante el incremento de la competitividad de las empresas, la incorporación de nuevas tecnologías, la generación de nuevos puestos de trabajo y la generación de empleo cualificado… todo ello alejado de cualquier posible nueva burbuja especulativa, que permita garantizar una actividad y un crecimiento sostenible en el tiempo para el sector de la construcción.

Tags: , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *