4 claves para ahorrar agua

Todos conocemos la importancia de ahorra agua, sobre todo en la época estival, en la que a menudo vemos como los embalses se van vaciando poco a poco. En la Plataforma de la Construcción estamos muy comprometidos con la eficiencia y el ahorro energético, por eso, y con el fin de aportar nuestro granito de arena en el ahorro de agua, te proponemos cuatro claves para que nos ayudes en esta labor. ¡Lo agradecerá el medioambiente, pero también nuestro bolsillo!

Cisternas de doble carga o descarga dual

¿Aún no lo tienes? Este sistema no solo posee ventajas a nivel económico, sino también ambientales. La cisterna de doble carga o descarga dual cuenta con dos botones, y eres tú quien decide si es necesario utilizar la descarga completa -presionando los dos botones-, o si por el contrario es suficiente con la mitad -y por tanto presionando solo uno-. Esto permite ahorrar ¡2 litros de agua cada vez que tiras de la cadena!

Grifos termostáticos, temporizados o electrónicos

Seguro que los grifos que os vamos a presentar a continuación ya los habéis visto muchos de vosotros en centros comerciales o locales de restauración.

En primer lugar, hablaremos de los grifos termostáticos, que incorporan un sistema capaz de alcanzar la temperatura deseada en solo 3 segundos.

Los grifos temporizados posiblemente son los que más has visto en lugares públicos. Se accionan mediante un botón y liberan agua durante un tiempo determinado.

Por último, te presentamos los grifos electrónicos, que no disponen de mandos para accionar la salida del agua. ¿Y cómo funcionan? Muy sencillo. Cuentan con un sensor de infrarrojos que se activa al detectar la presencia de nuestras manos y se apaga cuando deja de detectarlas. De esta manera ganamos en higiene, consumo y comodidad. Está muy extendido en baños de uso público.

Con este tipo de grifos se puede ahorrar hasta un 70% del agua potable que se consume en una casa. ¿No te parece increíble?

Instalación de válvula reductora a la entrada de agua

Cuando abrimos un grifo, en la mayoría de los casos sale entre 6 y 8 litros por minuto, aunque esa cantidad puede ser aún mayor. ¿Realmente necesitamos tanta para lavarnos las manos o los dientes? Con el limitador de caudal, conseguiremos reducir de forma sencilla la cantidad de agua que sale cada vez que activamos la manilla del lavabo. ¡Podremos ahorrar hasta un 65%!

Y no es el único sistema. Tenemos también la posibilidad de instalar un aireador, que lo que hace es mezclar el chorro de agua con aire, consiguiendo un caudal mayor con un menos consumo. Con este sistema se puede ahorrar un 60%.

Sustitución de la bañera por plato de ducha

Sin duda, cambiar la bañera por un plato de ducha, es una decisión importante. Pero seguro que cuando conozcas las ventajas no vas a tener ninguna duda de qué decisión tomar. Al darnos un baño -por más relajante que este pueda ser- gastamos una cantidad desorbitada de agua y también de energía. ¿Te imaginas cuántos litros gastamos al llenar la bañera? ¡Más de 200!

Y no solo eso, con un plato de ducha también ganarás en comodidad y seguridad. Eso sí, ¡elige siempre uno antideslizante para evitar resbalones!

Ahora que ya conoces estos trucos, no tienes excusa para empezar a ahorrar en el consumo de agua. Al principio puede suponer una pequeña inversión, pero merece la pena, ¿no crees?

Esta entrada fue publicada en eficiencia energética. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *